lunes, 21 de mayo de 2018

GANADOR Y FINALISTAS DEL X CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA FANTÁSTICA MINATURA 2018






ACTA DEL JURADO DEL X CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA FANTÁSTICA MINATURA 2018

Reunidos los votos del Jurado del X Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2018, formado por:

  • Manel Aljama (Narrador, España)
  • Lynette Mabel Pérez (Narradora y poeta, Puerto Rico)
  • Antonio Mora Vélez (Narrador y poeta, Colombia)
  • Elaine Vilar Madruga (Narradora y poeta, Cuba)
  • Carmen Rosa Signes U. (Narradora, España)
  • Ricardo Acevedo Esplugas (Poeta y narrador, Cuba)


Tras la lectura de los 77 poemas presentados, que provenientes de diferentes nacionalidades, a saber:
14 argentinos
1 brasileño
5 chilenos
4 colombianos
5 cubanos
1 cubano-chileno
2 ecuatorianos
23 españoles
1 italiano
12 mexicanos
1 peruano
1 portugués
1 dominicano
2 uruguayos
4 venezolanos

Un año más, el jurado señala la dificultad que ha supuesto la selección del grupo representativo del que salió el poema ganador en esta décima edición del certamen. Felicitamos a todos los participantes por el interés prestado y naturalmente les invitamos a que sigan presentándose a nuestras convocatorias. 

En breve verá la luz el dossier especial de la Revista Digital miNatura dedicado al X Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2018 (Revista Digital miNatura 162) en la que serán publicados tanto el poema ganador como los finalistas, un número especial que contará con la colaboración de un excelente ilustrador. Tanto el ganador de este certamen como los finalistas recibirán por correo electrónico, a la dirección que nos han facilitado, diploma acreditativo de su participación en el concurso.

El jurado del X Certamen Internacional de Poesía Fantástica miNatura 2018 proclama como ganador del certamen el poema:

CRÓNICA NIXE Seudónimo: Dhako Autor: Amilcar Rodríguez Cal (Cuba)

En palabras de Antonio Mora Vélez destacado escritor colombiano y miembro de nuestro jurado: “ Crónica de Nixe es un hermoso y maravilloso poema que nos cuenta la historia de amor de un rey guerrero que habita en un mundo medieval, quien le entrega a una hermosa y mágica mujer que emerge de las aguas y lo deslumbra, todos sus conocimientos (“profecías, sortilegios oscuros que dominaban los diluvios y las sequías”) y su poder de dominación sobre reyes, generales, caballeros y Señores de la Llanura. Está trabajado con metáforas que no solo embellecen el texto sino que ambientan el traslado de la trama, de por sí fantástica, no solo a otro tiempo sino a otro espacio, lo que constituye el “novum” de la ciencia-ficción. El lenguaje es limpio y sin rebuscamientos con abundantes topónimos y connotaciones que recrean la historia del poema e identifican al personaje y su entorno; además, en más de un verso hay que detenerse para contemplar su belleza. El final es “terrific”, un símil que estremece, hecho con el huevo de fénix y que alude a la eternidad de ese amor que se da sin pedir nada a cambio, que es solo entrega, “un delirio que no termina nunca”, que atrapa y encarcela con sus “cabellos de lirios” y con “el dulce destello de sus ojos de loto”. Debo finalmente destacar la buena calidad de gran parte de los concursantes y decir que me gusta el poema ganador y que me alegra haber sido miembro del jurado que lo premió y que distinguió a los demás poemas finalistas.”

Así mismo, el Jurado decide hacer mención de la calidad de los siguientes poemas finalistas (orden alfabético según apellido del autor/a):

EL ÁRBOL Seudónimo: Rakar Autor: Ramón Ángel Acevedo Arce (Chile)

INSTRUCCIONES PARA PEDIR UN DESEO Seudónimo: Horacio Autor: Xuan Folguera (España)

EN LA FRIALDAD DE LAS NOCHES Seudónimo R. Benigni Autor. Rubiel Alejandro González Labarta (Cuba) 

BATALLA FINAL Seudónimo: Walkyria Autora: Patricia Marta Kieffer (Argentina) 

DESDE LA BLANDA ALFOMBRA DE BRUMA Seudónimo: K Autora: María Cristina Martínez Herrera (Cuba) 

SUS DIENTES Seudónimo: El Niño Cronopio Autor: Frank Carlos Nájera (Cuba) 

VIAJEROS NOCTURNOS Seudónimo: El equilibrista cojo Autora: Patricia Richmond (España) 

ALBERGUE Seudónimo: Rosana De Luna Autora: Leonor Riveros Herrera (Colombia)

ELEMENTOS Seudónimo: Apolonio Autor: Sergio F. S. Sixtos (México)

Nuestro más sincero agradecimiento por la buena acogida que sigue teniendo el certamen que viene a confirmar el interés que la poesía fantástica tiene entre los poetas contemporáneos y que queda evidenciada por la calidad de las obras presentadas. Os esperamos el año próximo en la edición número 11 de este certamen.
Gracias a todos.

Ricardo Acevedo Esplugas

Carmen Rosa Signes Urrea

Directores de la Revista Digital miNatura


domingo, 20 de mayo de 2018

Harry Almela: Debo confesar que eso de no ser invitado a sitios me preocupó durante años



Harry Almela. Fotografía de Leonor Basaló. Tomada del libro Rostro y Poesía.1996



Estimados Amigos


Hoy tenemos el agrado de hacerles llegar esta entrevista  del poeta venezolano Harry Almela. Almela falleció el 24 de octubre de 2017 en Mariara, Estado Carabobo y esta es una forma de brindarle el reconocimiento debido. Cómo podrán haberse percatado subimos a la red una fotografía suya inédita en la red de redes del año 96. la fotografía fue gentilmente digitalizada por nuestro amigo Richard Montenegro. La cabecera de este blog y toda la plantilla a decir verdad son diseño de blogger. Ya escribimos varias tonterías ahora los dejaremos tranquilos para ue puedan disfrutar de la entrevista.

Al final del texto podrán disfrutar de una breve entrevista a Harry Almela en video que encontramos en youtube. Hasta el momento de publicación de esta entrada solo tenia 114 visualizaciones esperamos que esta publicación multiplique el número de visualizaciones.

Deseamos disfruten del texto.

Atentamente



La Gerencia

*******
Busco un país
inocente


 Ungaretti
No soy de la raza
de los que se atan al mástil
para resistir el canto.

prefiero irme
con aguafina
a través del hilo
de los papagayos

Solo quiero vivir
la paz de las esponjas.

Harry Almela

Tomada del libro Rostro y Poesía.1996


Los trabajos y las noches, de Harry Almela (entrevista con Adriana Gibbs.)

Preguntando a los Poetas

Los trabajos y las noches de Harry Almela

La participación de Adriana Gibbs en el taller de poesía organizado en 1991 por la Casa Rómulo Gallegos, la lleva a concebir un proyecto que pretende confrontar y hacer dialogar a los poetas con el tópico que más grande huella imprimiese a su obra y a su vida. Hoy otorga la palabra al autor de El terco amor, Harry Almela: “su constante diálogo con la infancia, la erudición y el tema amoroso” la animan a ponerlo ante a una frase o afirmación de “esos poetas de los que tanto habla”




En abril de 1991 comencé, junto con otros doce jóvenes, el taller de poesía que organiza todos los años la Casa Rómulo Gallegos. En esa oportunidad la coordinación estuvo bajo la responsabilidad de Harry Almela. Un taller y un año de descubrimientos: el Armando Rojas Guardia ensayista, el mundo de Denise Levertov, la mala calle de William Osuna, Valéry y su cementerio marino fueron algunas de las revelaciones. Las tardes de los jueves no sólo eran momentos para indagar y ensayar nuevos textos; compartíamos muchas dudas y temores sobre el pavoroso y al mismo tiempo fascinante oficio de escribir.


Harry Almela. Fotografía tomada de aquí.

En sus conversaciones, así como en su poesía, Almela mantiene un constante diálogo con la infancia, la erudición y el tema amoroso. Entre sus poemarios figuran Muro en lo blanco, Frágil en el alba y El terco amor. El año pasado publicó Los trabajos y las noches, un hermoso libro de poemas que obtuvo Mención de Honor en la Bienal de Literatura José RafaelPocaterra, y recientemente acaba de editarse Palabra o indigencia.

¿Qué diría Almela si lo pusiésemos frente a algún verso, una frase suelta o alguna afirmación de esos poetas de los que tanto habla? ¿Cómo sería un diálogo entre Almela Ungaretti, Jaramillo Escobar, Alejandro Oliveros? Saldar esta curiosidad fue lo que motivó este encuentro.




“El poema se vive antes de hacerlo, es una vieja lección nunca aprendida”. (Armando Rojas Guardia)

-Creo que antes del poema lo que se vive es la experiencia. El poema es la carnalidad de la experiencia en la palabra. El tránsito entre la vivencia personal y el poema es el trabajo del poeta, un trabajo de traducción de la imagen, sensación, metáfora o idea. El poema no está escrito antes. Fíjate que Rilke en Cartas al joven poeta escribe “si su vida no está llena de poesía no culpe a la vida, cúlpese a usted”.

Yo replantearía la frase de Armando diciendo que lo que existe antes es la experiencia o sensación poética, la intuición o el sonido, que requiere un tránsito desde esa oscuridad hasta la forma del poema. Creo en lo poemático como trabajo de inteligencia. La poesía no se hace con emociones, sino con palabras.




-“Dejemos la prisa a un lado. Sepamos de una vez que se necesita de una vida de paciente trabajo porque la sola inspiración no basta. Esta no se da en el vacío. Es el poeta el que se inspira a sí mismo si tiene de dónde y en qué inspirarse”. (Jaime Jaramillo Escobar)

-A mí cada día me resulta más difícil la palabra inspiración. Creo que el concepto de inspiración corresponde a una etapa de la hechura de la poesía que ya no estamos viviendo. Cuando uno hace un ejercicio de reflexión acerca de los modos como los artistas se han visto a sí mismos o en los roles que la sociedad les ha asignado, se constata que esas cosas han venido cambiando. Eso de la inspiración, que es un término muy romántico, todavía tiene algo de peso. En muchas tribus norteamericanas, latinoamericanas y africanas el artista es la voz de la tribu, el personaje llamado a convertir en tradición oral o en palabra todo el mundo y el universo imaginario de esas sociedades.




El concepto de inspiración es más griego: “Canta oh diosa la cólera del Aquileo”, así comienza Homero la Ilíada; o sea ayúdenme musas a echar este cuento, yo soy el intermediario entre una voz superior que dicta y la gente que me escucha. Para la tradición cristiana la Biblia es un libro inspirado en el Espíritu Santo, es este el que habla a través del hombre. Teorías más recientes conciben a los lenguajes artísticos como expresión del subconsciente, sea del individual (Freud) o colectivo (Jung). Siempre se está buscando explicar o entender el hecho creativo a partir de una cosa que está fuera del artista. En todo caso, considero que llegará el momento en que se le reconocerá al propio individuo su capacidad de recrear en lenguajes distintos a los acontecimientos individuales y colectivos. Eso es el arte y la responsabilidad recae sobre el artista.


Wystan Hugh Auden

-“Ante el público un hombre es un poeta si ha escrito un buen poema. Ante sus propios ojos un poeta sólo lo es cuando está haciendo la última revisión de un nuevo poema”. (Wystan Hugh Auden)

-Me recuerda a una frase de Juan Carlos Onetti, escritor que no asistía a encuentros de escritores ni a simposios ni congresos. El decía: “yo soy sólo escritor cuando escribo”.

Lo que sucede después de la escritura, bien sea la entrada del libro en el circuito social, es algo que muchas veces no depende del escritor. En mi caso, cuando el libro sale publicado, ocurre que ya no quiero verlo más, siento algo como vergüenza o pena. Tengo la fortuna de no recordar poemas míos y eso me tranquiliza mucho. Los retomo desde otra perspectiva. Cuando me veo llamado a comenzar algo nuevo tiendo a revisar algunas cosas que he escrito porque siento la necesidad de saber qué continuidad o qué cambio hay entre lo que yo concibo que va a ser el nuevo libro y lo que he venido haciendo. Trato siempre de acercar mi trabajo a mis nortes, a lo que ha sido mi destino literario. Indago qué es lo que me interesa profundizar, trato de alguna manera de buscar continuidades. Creo que eso es lo hace a un escritor, el ir tomando conciencia cada vez más de cuál es el instrumento que le toca en el concierto y cuáles son sus posibilidades y necesidades expresivas. Eso solamente lo puedes hacer cuanto te detienes y miras atrás.

Creo que hay tránsitos en la vida de un escritor: uno pasa de escribir poemas a hacer libros y de hacer libros a hacer obra. Y uno está construyendo una obra en la medida que se tengan cosas por decir. Allí están los logros. Lo demás son notas a pie de página.


Juan Carlos Onetti

-De nuevo Auden: “Muchos autores confunden la autenticidad que siempre deben buscar con la originalidad que jamás debe preocuparlos”.

-A ninguna de las dos las tengo como preocupación. Considero que la autenticidad está en otros registros, no en la obra. Es un problema de la ética y también un problema de la poesía pero de otra manera. No se trata de hacer una poesía ética. Hay que ser consecuente con lo que uno esté haciendo. A mí me preocupa que las nuevas generaciones de escritores estén más preocupadas por la promoción que por hacer una obra. En la medida en que uno se va acercando a la exigencia y necesidad de hacer una obra, uno va dejando el ruido y en la medida en que uno no logra hacer una obra se continúa con el ruido, e incluso se incrementa. A los autohalagos el tiempo los pondrá en su sitio.


Ungaretti

-“En este siglo no es posible la contemplación y donde no es posible la contemplación no es posible la poesía”. (Ungaretti)

-No estoy muy convencido de que la contemplación sea una forma de hacer poesía y más aún en el caso de Ungaretti, quien nunca fue un contemplador. Pienso en sus primeros libros escritos desde la experiencia de la guerra y sin embargo son de una poesía muy decantada, de mucha serenidad. Creo que el ritmo de lo de afuera marca cosas, pero como la astrología, inclina pero no obliga, porque si fuese así ahora se escribiría una poesía del estruendo. Y no es así. Lo externo da ciertas cosas, pero no creo que sea determinante.

-“No es el amor que muere, somos nosotros mismos”. (Luis Cernuda)

-Cada vez es más difícil el ejercicio del discurso amoroso y con esto no estoy diciendo alguna novedad. La conceptualización de lo amoroso en términos de la unión en un solo cuerpo y espíritu, así como la relación de vasallaje que establece el amor son conceptos que vienen de antiguas tradiciones y estuvieron arraigados en un tiempo; creo que ahora están en crisis, la gente no quiere compromisos. Yo recibí una educación sentimental que no se corresponde con lo que está pasando ahora en el mundo. Lo que he escrito desde y sobre el tema amoroso tiene que ver con eso. Ahora me cuesta mucho creer en el amor y eso está muy patente en mis libros Cantigas, Frágil en el alba y El terco amor. Allí están la creencia en el enamoramiento, la ausencia sentida como prueba y el destrozo del concepto del amor. Ahora espero que este tema me deje en paz.


Alejandro Oliveros. Fotografía de Yuri Valecillo. Tomada del libro Rostro y Poesía. 1996


-“A los 45 ya todo triunfo es humo vago. La gloria parece entonces un negro precipicio al cual se aproximan el cortesano hábil y el poeta sin honor”. (Alejandro Oliveros)

-La fama es una cosa tonta. Si la gloria de uno pasa por ese reconocimiento que significa ganarse los concursos o si los concursos son parte de ese reconocimiento, eso me parece absolutamente superficial y baladí. Creo que lo de uno es continuar lo que viene haciendo: escribir, pensar, reflexionar y continuar. Si después viene o está allí a los 45 años, edad por cierto que acabo de cumplir, no sé. La verdad es que la fama no me perturba el sueño. Debo confesar que durante algún tiempo sí lo hizo; eso de no ser invitado a sitios o no ser tomado en cuenta sí me preocupó años atrás. Después, no sé si por resignación o por acto de inteligencia, me di cuenta de que no era importante. Ahora me siento muy cómodo con lo que estoy haciendo, desde dónde lo estoy haciendo y cómo lo estoy haciendo. He hecho cosas porque he sentido la necesidad de hacerlas. Lo demás viene por añadidura.

Adriana Gibbs. Periodista y poeta

Verbigracia, El Universal. N° 56 Año III. Caracas, sábado 27 de mayo de 2000

Tomado de La Liebre Libre








sábado, 19 de mayo de 2018

Según el gurú del Software libre Richard Stallman: Nicolas Maduro es el terror


Richard Stallman | Isaac Fernández




Estimados Amigos

Hoy compartimos esta entrevista realizada a Richard Stallman, en el pasado una figura común de ver en diversos eventos de software libre patrocinados por el gobierno de Hugo Chávez. Nos imaginamos que la presencia de Stallman en esos eventos era pagada por Chávez. Cómo es usual en gente con gran desconocimiento de la realidad política de nuestro país Stallman afirma: "Venezuela necesita otro Hugo Chávez, porque Maduro es el terror". Obviando que la terrible situación que padecemos los venezolano es producto de las decisiones errada del comandante eterno.  Stallman podrá ser un adalid de la programación libre pero con afirmaciones como estas demuestra tener un pobre dominio de la tasación de activos políticos.


Curiosamente no hemos podido encontrar alguna declaración suya donde haya atacado la posición autoritaria de Chávez, las acciones tomadas por el y por su grupo frente a la gente que se opone a sus pretensiones totalitarias o las terribles situaciones de escasez que padecemos los venezolanos gracias a las promesas incumplidas de Hugo Chávez.


Mañana 20 de mayo de 2018 tendremos un evento turbio planificado por el gobierno venezolano camuflado como unas elecciones presidenciales pero ya sabemos cual será el resultado. Gracias a muchos izquierdistas como Stallman los venezolanos en general padecemos una triste situación: La de vivir en un campo de concentración muy grande.


Las fotografías de Stallman que no son de Isaac Fernández que están en esta entrada son de Stallman participando en diversos eventos dedicados al Software libre patrocinados por el gobierno chavista en Venezuela.

Por ahora dejaremos de escribir y a partir de ahora podrán disfrutar o padecer esta entrada.


¡¡Suerte!!


Atentamente




La Gerencia


*******



Stallman: "Venezuela necesita otro Hugo Chávez, porque Maduro es el terror"

El mito de de la informática y padre del sistema GNU visitó recientemente España para impartir conferencias sobre el software libre, la causa en la que ha empeñado su vida. Hablamos con él sobre libertad, multinacionales, política, cambio climático...

Marta Caballero | Madrid | 08/02/2018 



El día antes de mi entrevista con Richard Stallman en Sevilla, recibí un correo con indicaciones que esta leyenda viva de la informática había enviado a los organizadores del evento en el que iba a participar, una convención sobre seguridad informática con asistencia de 400 hackers.

Nadie nunca me había dado tantas pautas acerca de qué debía preguntar o no durante el encuentro o qué temas tenía que estudiar previamente.

“A veces los periodistas dan una respuesta vagamente afirmativa o que suena complaciente, pero que realmente no significa un 'sí'”, se leía en el mail.

Había escuchado mucho hablar de él, de sus extravagancias, y aquella letanía de normas me había aproximado aún más a la idea de lo que podía encontrarme.

“¿Stallman? Uf, suerte con él”, me deseó un amigo programador. Sin embargo, en la mañana de nuestra cita todo fue mucho más tremendo de lo que pudiera imaginar.




Stallman (Nueva York, 1953) llegó a la Escuela de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla casi una hora antes de su conferencia. Con un polo azul sucio, el pelo graso y enmarañado, la barba larga, la voz de trueno.

Había ya algunos seguidores esperando a hacerse fotos con él. Los despachó enseguida: “¡No me hablen tan rápido!”, “¡No me hagan perder mi tiempo!”, bramó en su perfecto español mientras colocaba su merchandising sobre unas mesas.

“Si piensa hacerme una foto, quite la función de geolocalización. Y no la suba a Facebook, porque es el mal. Ni a WhatsApp ni a Instagram, porque esos son los tentáculos del mal”, le riñó a un estudiante imberbe, que bajó la cabeza y acabó guardando su móvil en el bolsillo.

Mucho antes de todo esto, antes de convertirse en un divo astroso y paranoico que rehúsa dormir en hoteles, porque teme que sus datos queden registrados, Stallman fue sólo un chico que se formaba en la América de los años 70.

Y tal vez antes de que le crecieran la barba y el ego, fue también un alumno postadolescente con ganas de aprender y la misma actitud que aquel chico al que acababa de despachar sin piedad.

En esa época, en fin, en la que el idealismo y la contracultura eran parte del mundo académico, se fue formando la ideología de Stallman. Fue un destacado estudiante de Física en Harvard. Enseguida, gracias a sus capacidades, se convirtió en un hacker del Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT.




La informática era entonces un campo naciente y el joven Richard creyó ver en él, como muchos otros, una enorme ventana a la libertad y a la comunicación. Sin embargo, a comienzos de los 80 varias compañías terminaron de limitar el software libre para asegurarse de que el mundo navegaría de forma privativa. Y él no pudo sino dar un zapatazo y rebelarse.

Ahí empezó su lucha a favor de la libertad en la red y contra los abusos relacionados con el uso de datos y el cobro a los usuarios. Creó entonces su propio sistema operativo, GNU, una manera de proceder en libertad y bajo los parámetros de la ética.

Nunca imaginó la enorme repercusión que alcanzaría. Tres décadas y media después, llena 400 butacas de un salón de actos en Sevilla, un sábado por la mañana, y mantiene a su joven audiencia atónita durante dos horas y media.

También a mí, pues ha decidido que dejemos la entrevista para luego aunque hubiéramos acordado que hablaríamos media hora antes de su charla: “Tendrá que esperarme y escucharme”. Vale.

Una vez que termina su baño de masas, en una sala destartalada, nos dejan al fin solos. Está respondiendo algunos mails y, sin dejar de mirar a su pantalla, me riñe: “Me apena que haya venido con un ordenador Apple”.

Su escueto portátil fue un día un IBM; hoy, sólo contiene software libre: “Todos deberíamos hacer el esfuerzo de liberarlos, el ciudadano debe participar en esta y otras luchas, debe implicarse contra males de nuestro tiempo, como el espionaje”.

Stallman lleva toda su vida viajando por el mundo para concienciarnos del lado más siniestro de las marcas que compramos, de las aplicaciones que descargamos o de las redes sociales en las que consumimos nuestro tiempo y regalamos nuestra intimidad.

Mientras se mesa la barba y mira al infinito, comienzo a preguntar.



¿Sigue pensando como en su juventud que la informática puede hacernos más libres?

En los años cincuenta, había muy pocos usuarios de computadoras pero entre ellos había muchos que utilizaban software libre. Yo comencé a usar ordenadores en el año 1969, una fecha en la que había tanto privativo como libre. Pero en esa época los sistemas operativos sí solían ser libres.

Cuando fui a la universidad, en Cambridge, investigaba todos los laboratorios y encontré el de Inteligencia Artificial del MIT. Me encantó porque sólo tenía software libre. Allí me dieron trabajo como desarrollador.

Mi tarea consistió en contribuir en los programas libres que facilitaban la labor del laboratorio. Entonces descubrí sus ventajas, vi que aquello era una vida fundamentada en colaborar. Apreciaba mucho esa libertad, no sólo yo sino todos los desarrolladores que trabajábamos allí.


Richard Stallman | Isaac Fernández


¿En qué momento vio que iban a tener que batallar para mantener aquella filosofía?

Fue más tarde cuando descubrimos las verdaderas posibilidades de nuestra investigación. Durante los 60, y hasta 1981, no me parecía sentirme amenazado. Estaba contento con mi trabajo pero fuera del laboratorio el software libre había ido desapareciendo, sólo existía el privativo, toda una comunidad había sido destruida por conflictos comerciales.

Al mismo tiempo, la computadora con la que trabajábamos en la universidad había quedado obsoleta y los nuevos modelos eran solo privativos. Me di cuenta de que había perdido una oportunidad y mi libertad. La única manera de escaparme fue desarrollar una nueva comunidad libre, que es lo que hacía falta.

Aplicado a la vida, los conceptos que maneja son claramente izquierdistas y están muy vinculados a la contracultura de los años 70. ¿El software tiene ideología?

No sigo corrientes artísticas ni ideológicas pero el software libre combina una influencia capitalista, una socialista y una anarquista, todas están en las ideas del movimiento. Por ejemplo, no estamos en contra del negocio, de vender copias de software libre o desarrollo, soporte… todo esto es legítimo.

Estamos a favor del negocio pero en contra de los que no respetan la libertad de los usuarios. No nos negamos al capitalismo salvo cuando somete a las personas. Si un estado comunista somete a las personas, también nos oponemos.

Otro ejemplo, el socialismo está patente en nuestra lucha en cuanto a que creemos en generar programas libres y en publicarlos publicarlos para mejorar el mundo, para que estén disponibles para todos. Igualmente, también reivindicamos limitar el poder de propiedad para someter a las personas.

No queremos acabar con la propiedad privada. Si tienes una copia de un programa libre, esta es de tu propiedad, mientras que con el privativo no te pertenece a ti sino a la empresa”.


¿Un hacker de entonces era por fuerza un idealista? ¿Debe serlo hoy?

Un hacker es alguien que suele usar su inteligencia con un espíritu juguetón. En cualquier campo, no necesariamente con computadoras. Se trata de ir en la dirección incorrecta en una escalera mecánica.

Usar un sistema pero no de la manera concebida para usarlo. Es una manera de jugar, un cambio de las reglas. En mi caso, como hacker siempre he jugado pero con un objetivo. Hay una expresión de los hackers, “Ha, Ha, Only Serious”, HHOS, que significa que les gusta bromear pero con algo serio al fondo de su intención.

Lamento formularle así esta pregunta: ¿En qué momento vio que su lucha era una batalla perdida?

Hace más o menos 15 años empecé a ver que nuestra lucha iba a ser compleja. No tomé nota del momento, simplemente lo supe. Tenía dos opciones, seguir luchando o rendirme. Escogí la primera. Rendirse garantiza el fracaso inmediato; la otra, no.

En sus conferencias señala con nombres y a apellidos a multinacionales que considera peligrosas, las mismas que forman parte del día a día de cualquier persona del mundo desarrollado en el siglo XXI. ¿Cuáles le parecen más nocivas?

No sabría decir cuál es la peor. Apple, Facebook, IBM, Google… Hay empresas muy mezquinas pero que a la vez pueden estar haciendo bien por otro lado. No puedo adivinar el futuro, de manera que me cuesta evaluar los peligros de cada una.

Basta saber en qué dirección no se debe ir para saber cómo luchar. Si ves que un camino es malo, no tomarlo es suficiente. No es necesario saber hasta dónde llega si ya sabes será cuesta abajo.

Para mí, las funcionalidades malévolas en los programas privativos atacan la libertad de forma directa. El software privativo es la base para someter a la gente. Cualquier informática que niega al usuario su control de esa informática es mala”.


Como norteamericano, ¿qué espera de la era Trump? ¿Qué es lo que más temor le produce?

Trump es un acosador, malévolo y fomenta la fuerza de los prejuicios. Si él no es un nazi, puede que los que sí lo son acaben tomando el poder gracias a él ocupando la presidencia Estados Unidos.


Richard Stallman en compañía de integrantes del grupo de usuarios VELUG-Valencia (I Foro Mundial de Tecnologías Libres – Caracas Nov 2004)


***

Continuamos hablando de política. Fidel Castro acababa de fallecer en el momento de la entrevista. A él se le ha relacionado con gobiernos de izquierda de América Latina, como el de Venezuela, con el que ha colaborado.

Quiere zanjar rápido el tema cubano: “Castro acabó con los derechos humanos democráticos en Cuba, pero ha logrado cosas buenas, como el sistema sanitario y la educación en el país. La cuestión es cómo admitir derechos humanos sin ceder al imperio que terminaría acabando con los mismos derechos humanos. Sólo he estado allí una vez, también para impartir conferencias”.

Pero, antes de pasar al siguiente asunto, busca algo en su ordenador.

No entiendo nada del código que maneja, lo que leo es una especie de pantalla tipo Matrix en la que, después de unos segundos de tecleo, aparece una palabra: “Guantanamero”.

Me explica: “Una vez estuve en La Habana y grabé está canción con músicos de allí. Usted conocerá 'Guantanamera' pero esta es diferente, no la conoce seguro”. Pulsa el Play.

Efectivamente, es él el que canta la versión del clásico pero aludiendo en la letra a los presos de Guantánamo. El tema dura casi siete minutos.

Intento seguir preguntando pero no me deja, quiere que escuche su creación: “¡No le escucho!”, me grita mientras sigue hurgándose el pelo en gestos sinceramente nauseabundos. Él no cree en la ofensa al otro, lo dirá un poco después. Me ha quedado claro, Richard. Cuando al fin termina el trance, continuamos con la batería de preguntas y respuestas.

***
Stallman en la UNELLEZ

¿Y con Venezuela sigue en contacto?

Apenas, actualmente. Nicolás Maduro no sabe hacer bien las cosas como presidente, es el terror y ha destruido la economía. Venezuela necesita otro Hugo Chávez. La intención ha sido subvencionar los productos diarios para los pobres. Esto se hace en Estados Unidos sin fomentar el contrabandismo ni perjudicar al mercado.

Digitalmente, ¿sabría decirme qué países son más libres?

No hay países digitalmente libres. De todas formas, no sigo la actualidad hasta ese punto de conocer lo que ocurre en cada país. Sé que insultar u ofender a alguien es un delito en muchas naciones. Es una locura, algo inimaginable para mí. Existe censura de todo tipo, espionaje, seguimiento, husmeo.

Y existe en países en los que conviven software libre y privativo… Si algo tengo claro es que el Estado no debería nunca abandonar su control de la informática a manos privadas. Y absolutamente en todos hay derechos de autor que funcionan de manera injusta.

De todas maneras, el mayor mal es prohibir la comultiplicación de copias. Fíjese que no empleo la palabra compartir sino comultiplicar. Porque no hablamos de dividir sino multiplicar. En fin, hay países a los que no iría. Así, Pakistán, Egipto, Irán…

En España hay injusticias, pero no llegan al nivel de la violencia personal. Aquí no me siento amenazado. Sé en cambio que algunos ricos sienten amenazados sus bolsillos por lo que promovemos.

Así las cosas, ¿le queda optimismo en alguna parte de su espíritu?

No albergo demasiada esperanza. Es muy probable que la civilización técnica cese en unas décadas por todos los problemas globales. Calentamiento, crecimiento de la población humana, la pérdida de tierra cultivable.

Según algunos expertos, nos quedan sesenta recolecciones antes de que no podamos continuar con la agricultura. No sé qué pasará pero no se me ocurre otra cosa que no sea intentar hacer algo. Mi campo es la informática, aquí es como lucho contra la injusticia. Y siendo una sola persona, creo que me doy por satisfecho con lo que he logrado.




¿Cómo querría ser recordado?

Como el libertador del ciberespacio… si es que logramos liberarlo. La amenaza principal, la raíz de todos los peligros, es la plutocracia.

Muchas veces en mi vida he usado antibióticos, me imagino que como cualquiera, pero puede que en cinco años no sirvan ya porque las grandes compañías están dándoselos a los animales, que provocan resistencia a las bacterias que nos atacan.

El sistema, siendo tan plutócrata, es incapaz de restringir a las empresas de ganaderos. No lo hace porque esto supone un coste.

Pero ¿cuánto cuesta abrir los ojos? ¿Cuántos humanos morirán por no hacerlo?



La causa del calentamiento global es la plutocracia, por ello no le hemos podido poner fin. Los plutócratas han comprado partidos políticos en mi país y siguen camino de que perdamos todo. Me parece bastante probable que en 40 años empiecen a morir millones de personas a la vez por estos problemas.

A finales de siglo muchas regiones serán inhabitables. Incluido el sur de Estados Unidos. Allá donde haga demasiado calor y humedad, empezarán a morir todos los humanos”.

TOMADO DE TRIBUS OCULTAS