miércoles, 22 de marzo de 2017

Bernie Wrightson, “Maestro de lo Macabro”.



                                    


Estimados Amigos

Hoy compartimos la despedida que le hace nuestro amigo Joan Antoni Fernández a un grande la historieta: Bernie Wrightson uno de los padres de La cosa del pantano.

Entren y recorran la obra de este inolvidable creador.

*******

Nos ha dejado Bernie Wrightson, ilustrador y dibujante de grandes cómics de terror, famoso co-creador junto al escritor Len Wein del personaje de “Swamp Thing” (La Cosa del Pantano). Justo es que, tras su marcha, rindamos un sentido homenaje a su talento excepcional, a ese estilo único en el sombreado que le otorgó la fama en el exigente mundo del arte gráfico.





   Bernie Wrightson nació el 27 de octubre de 1948 en Dundalk, un suburbio de Baltimore. La misma ciudad donde muchos años antes naciera el escritor gótico EdgarAllan Poe. Todo un guiño del Destino, sin duda. Ávido lector de cómics, con sólo 15 años de edad, un joven Bernie descubría el trabajo de otro genial artista de la ilustración: Frank Frazetta. Este personaje sería muy importante en el rumbo de su vida, y no sólo como maestro. Otras influencias evidentes en el estilo del principiante Wrightson fueron grandes ilustradores como Graham Ingels, Roy Krenkel, Al Williamson y Al Dorne entre otros.



   Aunque algunos creen que Franklin Booth (1874-1948) fue también decisivo en la formación de Wrightson, sin negar su influencia en el mismo, no lo cuento entre los más importantes. 

Franklin Booth, Ilustración para McClure's Magazine en 1914

Recordemos que la técnica inusual a pluma y tinta del portentoso ilustrador que fue Booth se generó fruto de un malentendido. Este artista, para aprender de joven, copiaba las imágenes de libros y revistas. Al hacer copias muy detalladas de lo que, sin él saberlo, eran grabados en madera, desarrolló una técnica de miles de líneas que en su variación creaban esa extraordinaria sensación de cambios de densidad y sombras. Algo muy hermoso, pero que a diferencia de los dibujos de  Wrightson, resulta más frío y distante.



   Por el contrario, mayor influencia se percibe en las ilustraciones de otro de los grandes, el injustamente olvidado y víctima del Comics Code Graham Ingels (1915-1991). Los dibujos de sus cadáveres en descomposición, siempre tan fascinantes, resultan de forma paradójica mucho más vitales e inspiradores para el estilo humanista que  Wrightson forjó durante su vida.



   Pero sería Frank Frazetta, a quien conoció de joven en una convención, la persona que le diera el espaldarazo definitivo. En Nueva York fue él quien le presentó a los editores de DC Comics, en especial Dick Giordano, facilitándole en 1969 su primer trabajo para ellos. 


La primera historia como profesional, publicada en la colección “House of Mistery”, ya tenía un título definitorio: “El hombre que se mató a sí mismo”. Luego llegaría el héroe de espada y brujería “Nightmaster”, en colaboración con el escritor Denny O’Neil. Aunque la cosa no acabó de cuajar y otros artistas ocuparon su lugar para seguir con el personaje.



   También para Marvel realizó algunas series, como “Chamber of Darkness” de Stan Lee y “Tower od Shadows”, igual que alguna historia de “King Kull”. No obstante, parece que su estilo no acababa de ser del gusto de Stan Lee, por lo que sus colaboraciones fueron espaciándose.




    Fue en 1971 cuando los caminos de Wrightson y Len Wein se juntaron para crear “Casa de Secretos”, la primera aparición de su personaje más conocido, “The Swamp Thing”. Esta historia de ambiente victoriano fue el preludio del lanzamiento, en 1972, y ya en un entorno contemporáneo, de ese humanoide vegetal que tanta fama les proporcionara a ambos. Incluso ya en 1982 el director de cine Wes Craven realizó una primera película bastante exitosa.


   Pero Wrightson seguía creando; en 1972, junto al escritor Marv Wolfman, dio forma al personaje de “Destino”, el cual aparecería en el primer número de “Weird Mystery Tales”. Un personaje que algo más tarde aprovecharía Neil Gaiman en su icónica serie “The Sandman”.


   Los setenta fueron años convulsos. Wrightson se incorporó a Warren Publishing y  publicó en revistas de terror emblemáticas como “Eerie” y “Creepy”. Allí fue probando nuevas técnicas y adaptando divertidas historias de clásicos del terror, como “El Gato Negro” de Edgar Allan Poe, o “Aire frío” de H. P. Lovecraft. Junto a otros ilustradores (Jeff Jones, Michael Kaluta, Barry Windsor-Smith) abrió un lugar en Manhattan llamado “The Studio”. Allí se realizaban obras alejadas del cómic: carteles, grabados, calendarios. El propio Wrightson creó un calendario y un libro para colorear, titulado “Monstruosas criaturas”. Y claro, se publicó una recopilación de cómics suyos bajo el nombre genérico de “Berni Wrightson: Master of the Macabre”.


   A principios de los ochenta, entre 1980 y 1983, se abrió a un público más “entendido” y publicó para la revista Heavy Metal, la réplica americana de la francesa Métal Hurlant. En sus páginas creó un nuevo personaje, el “Captain Sternn”, una especie de antihéroe espacial, bastante amoral. Y luego, junto a Bruce Jones, publicó la novela gráfica “Freak Show”.


    
Pero sin duda el trabajo que más fama le dio fueron las cincuenta láminas a pluma y tinta para ilustrar la reedición de la  novela “Frankestein” (Dodd, Mead & Company, 1983).  Semejante obra de arte logró que compararan su estilo al del mismísimo Gustave Doré (1832-1883) en “La Divina Comedia” “El Quijote”. También adaptó al cómic la película “Creepshow”, de Stephen King. Como consecuencia de ello, realizó varias colaboraciones con el escritor, como por ejemplo las ilustraciones para el libro “La Torre Oscura V: Lobos del Calla”.


   Tampoco puede olvidarse sus colaboraciones con otro grande, el escritor Jim Starlin. Su primera creación fue “Heroes for Hope” para Marvel en 1985, una historia que usaba a los mutantes como excusa para concienciar a los lectores sobre la hambruna que azotaba África. De forma parecida, hicieron para DC Comics “Heroes Against Hunger”, con Superman y Batman de protagonistas. Seguirían otros trabajos como “Spider-Man: Hooky” y “Hulk y la Cosa: El gran cambio”. Pero sus mejores obras, también con Jim Starlin, fueron las mini-series “The Weird” y “Batman: The Cult”, ambas para DC, y “Punisher POV” para Marvel.



   Poco a poco, las obras de Bernie Wrightson fueron espaciándose. Todavía salieron algunos trabajos interesantes, como “Tarzán: Le Monstre” (Dark Horse 1998), o su divertida parodia de La Cosa del Pantano para Los Simpson en “Bart Simpson Treehouse of Horror 11”. Allí daba a luz a una “Cosa del Calamar” como hilarante remedo de su más famosa creación.




   Mención aparte merecen sus aportaciones como diseñador en películas importantes, de las que podemos destacar títulos muy emblemáticos: “Ghostbusters”, “The Faculty”, “Galaxy Quest”, “George A. Romero’s Land of the Dead”, “Serenity” o “The Mist” de Stephen King y dirigida por Frank Darabont... Toda una lista impresionante, desde luego.Y no podemos olvidar sus fantásticas portadas de discos, en especial las que hiciera para la banda de rock Meat Loaf.



   Por desgracia, el tumor cerebral que desde 2014 fue mermando sus capacidades, acabó siendo fatal. Nos queda la ingente obra que supo crear, esos trazos retorcidos con una extraña luminosidad que surge desde unas sombras genialmente dotadas de movimiento. Como claro exponente de ello, por un lado tenemos esa Cosa del Pantano dotada de un verde sombrío, palpitante incluso en la oscuridad. Y cómo no, un extraordinario Frankestein, por completo alejado de los cánones del Boris Karloff cinematográfico. Un ser convertido bajo los trazos de su pluma en una figura atormentada, terrible y bella en su propia fealdad.



   Tamaña proeza sólo puede ser lograda por los más grandes. Y sin duda Bernie Wrightson lo era, por ello ostenta sin discusión el título de Maestro de lo Macabro.

   Descansa en paz. Maestro.


                                                                                                           Joan Antoni Fernández



*******





Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.

martes, 21 de marzo de 2017

Invitación a participar en el Concurso Venezolano de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción SOLSTICIOS 2017





El grupo Li Po tiene el gusto de hacerles llegar la invitación a a todos los escritores que hacen vida en el país al cuarto  Concurso Venezolano de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción SOLSTICIOS 2017.

*******

IV Concurso Venezolano de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción Solsticios 2017


A raíz de los sucesivos Encuentros Internacionales de Ciencia Ficción y Fantasía, organizados en Ecuador por un entusiasta grupo de fanáticos y autores, los participantes de estos encuentros han conformado el Concilio Internacional de Ciencia Ficción y Fantasía, que ya cuenta con miembros de Ecuador, Chile, Bolivia, Argentina, Venezuela, Colombia y Cuba.

La Tertulia Guayaquileña de Fantasía y Ciencia Ficción (Ecuador), el Taller de Creación Literaria Fantástica “Espacio Abierto” (Cuba), la Editorial Puerto de Escape (Chile), la Asociación Venezolana de Ciencia Ficción y Fantasía (Venezuela) y la Revista Próxima (Argentina), deciden, con el objetivo de promover la literatura fantástica y de ciencia ficción que se escribe actualmente en Venezuela, CONVOCAR al IV CONCURSO VENEZOLANO DE LITERATURA FANTÁSTICA Y CIENCIA FICCIÓN SOLSTICIOS 2017, que se organiza de acuerdo a las siguientes bases:

PUEDEN PARTICIPAR: Todos los escritores venezolanos, sin importar su lugar de residencia, así como todos los escritores extranjeros que lleven al menos diez años de residencia en Venezuela. 

FIN DEL PLAZO DE ADMISIÓN DE ORIGINALES: 

El día del SOLSTICIO DE VERANO, 21 de junio de 2017.

BASES:

1.- La convocatoria está abierta a todos los escritores venezolanos mayores de edad, sin importar su lugar de residencia, así como a los extranjeros con más de diez años de residencia en Venezuela.

2.- Se premiarán los mejores textos en las categorías:

cuento de ciencia ficción
cuento de fantasía (incluyendo terror fantástico)

3.- Los participantes podrán competir con un solo cuento por cada categoría. Los cuentos tendrán una extensión máxima de 7.500 palabras. La temática es libre, siempre que se enmarque dentro del género fantástico.

4.- Los relatos han de ser obligatoriamente inéditos (incluidas publicaciones electrónicas), no deben haber recibido premios o menciones con anterioridad en ningún certamen ni estar comprometidos con otros concursos o editoriales.

5.- Los textos se enviarán por vía electrónica, a la dirección concursosolsticios@gmail.com. Se dará acuse de recibo de cada participación.

6.- Si un autor desea participar por ambas categorías, podrá enviar un texto para cada una, en correos separados. Cada correo deberá identificar la categoría a la cual pertenece el cuento.

7.- Cada correo incluirá dos archivos, ambos en formato DOC. El primero será el relato concursante, el cual deberá estar firmado con seudónimo y estará identificado en la forma CATEGORÍA-TÍTULO-SEUDÓNIMO. (Ejemplo: Fantasia-ElDiaQueMeQuieras-ElPropio.doc) El segundo será la plica, que incluirá los nombres y apellidos del autor, teléfono local y celular, correo electrónico, dirección de habitación y breve resumen curricular literario, y estará identificado en la forma CATEGORÍA-SEUDÓNIMO. (Ejemplo: Fantasia-ElPropio)

8.- El plazo de admisión estará abierto desde la publicación de estas bases y hasta el 21 de junio del año 2017.

9.- Los jurados, compuestos por prestigiosos escritores del género, otorgarán, en cada categoría, un único premio y cuantas menciones estimen pertinentes. El concurso no podrá ser declarado desierto.

10.- Los autores premiados en cada categoría, así como las menciones, recibirán un diploma. Tanto los premios como las menciones serán publicados y promocionados en diferentes medios electrónicos o impresos de Ecuador, Cuba, Venezuela, Argentina y Chile.

11.- Los autores cuyos relatos obtengan premios o menciones ceden los derechos de autor sobre sus textos a los organizadores para publicación en estos medios durante un año, después de lo cual conservarán estos derechos para su publicación en otros medios.

12.- Los resultados se harán públicos el EQUINOCCIO DE OTOÑO día 22 de septiembre de 2017. Los ganadores y menciones serán contactados por los organizadores del concurso. Una vez se conozca el fallo del jurado y, en la medida de sus posibilidades, los autores premiados se comprometen a asistir al acto de premiación.

13.- El fallo del jurado será inapelable.

14.- La participación en el concurso implica la aceptación íntegra de estas bases.


Para más información, por favor escríbanos a :

concursosolsticios@gmail.com

Fuente:


http://solsticiosvzla.blogspot.com/

domingo, 19 de marzo de 2017

Lamiendo historias en la Taberna Galáctica:

Una entrevista a Josep Maria Beà




Estimados Amigos

El Grupo Li Po les ofrece hoy una entrevista muy especial. En el siguiente artículo del diario La Vanguardia, el periodista Víctor Amela cede la palabra a uno de los más grandes dibujantes de cómics que ha habido: el veterano Josep Maria Beà. El motivo, la próxima reedición de su extraordinaria obra ilustrada “Historias de la Taberna Galáctica”.

La imaginación de este artista es desbordante. Mucho antes de que los Borg asaltasen las pantallas de televisión en la serie “Star Trek – The Next Generation”, el talento de Beà ya había creado naves cúbicas surcando el espacio. Este genio del dibujo comenzó en 1980 a crear historias de ciencia ficción divertidas y transgresoras, donde extraños alienígenas contaban fantásticos relatos en una no menos fantástica Taberna Galáctica. Haciendo gala de un estilo pulcro y rompedor, el artista nos ofreció un universo abigarrado que no dejaba a nadie indiferente.

Un joven Josep Maria Beà

Un servidor posee el tomo de “Historias de la Taberna Galáctica”, editado por Glénat en el año 2002. Y leyendo a Josep Maria Beà no puedo evitar cierta alegría. Porque, según nos cuenta, la nueva edición que ha de ver la luz ha sido autocensurada por él mismo. Tristes tiempos los que vivimos, cuando la libertad creativa existente en los antiguos años ochenta, en la actualidad se ha visto coartada y restringida. Hoy en día hay que vigilar todo lo que se dice y cómo se dice, no sea que alguien se sienta ofendido. Debemos ser “políticamente correctos”, faltaría más.




No obstante, resulta una auténtica gozada leer los comentarios de este enorme artista. Porque, como dice uno de sus personajes de la Taberna Galáctica, “el universo de ahora ya no es como el de antes”. Así nos maravilla conocer las primeras experiencias  de Josep Maria Beà, sus inicios en la mítica editorial Toutain, su costumbre infantil de lamer los tebeos que casi le cuesta la vida… Sin duda se trata de una entrevista fascinante que merece ser leída.

En resumen, como dice también otro de sus personajes:

 “Empecemos. Hoy puede ser el pasado de un futuro feliz”.

                                                                                                                 Joan Antoni Fernández.



*******

Josep Maria Beà

Tengo 74 años. Soy de Barcelona. Soy urdidor de historias, narrador. Estoy casado con Marian, sin hijos. ¿ Política? Me alejo de convencionalismos, me incomoda el sistema. ¿ Dios? Procuro ser ateo... y no lo consigo: ¡yo sería incapaz de pisotear una estampita!

Josep Maria Beà. Fotografía de Inma Sainz de Baranda



15/03/2017


“Me intoxiqué por lamer las viñetas de los tebeos”




Usted dibuja.

Ya no, que sigan otros. Ya dibujé tantas páginas...

Hasta el virtuosismo.

Veo el dibujo completo en la página en blanco, sólo lo resigo con el lápiz. Empecé con 13 añitos...

¡Era un niño!

De posguerra: ¡qué hambre de imágenes!



¿Hambre de imágenes?

El cine era poco accesible, televisión no había... ¡Una dictadura contra la imagen! Y los seres humanos necesitamos imágenes. Y en aquel desierto... vi una isla de salvación.

¿Qué isla?

¡El quiosco! ¡Con tebeos! Alimento para la vista sedienta. ¡Y qué portadas! En aquella Barcelona gris, plomiza... ¡qué colores! Rojos, azules, amarillos, ¡tan vibrantes! Yo lamía el rojo de las viñetas.



¿Lamía las páginas de los tebeos?

En mi habitación, a escondidas, con siete años: el rojo, sobre todo. Pasaba la lengua hasta dejar blanco el papel. Hasta que tuvieron que ingresarme en el hospital Clínic.

¿Se intoxicó?


Enfermé, vino el médico... y confesé. “¿Y el azul, has lamido el azul?”, se alarmó. El azul era más venenoso: ¡hubiese muerto! “El niño lamedor de tebeos”, me llamaban en los pasillos del Clínic.



¿Qué tebeos... lamía?

TBO, Pulgarcito, DDT, Guerrero del Antifaz, Hombre Enmascarado, Roberto Alcázar... Así muchos nos adiestramos en la lectura.

También yo.

Algunos nos pusimos también a dibujar: éramos doce chavales en Barcelona.




¿Cómo lo sabe?

Me enteré de que existía una agencia de dibujantes, y me personé: Selecciones Ilustradas, fundada por Josep Toutain, de 22 años. Yo tenía 13 años, y aún iba al cole, pero allí empecé a dibujar las tardes de los jueves. Con otros doce, todos menores de 20 años.

¿Y qué decían sus padres?

Cuando confesé a mi padre mi vocación, dijo: “Ese trabajo no existe. Preguntaré a un amigo abogado”.



¿Y?

Vino con el veredicto: “Sí existe, pero con atisbos de miseria absoluta”. Pero yo estaba tan determinado... ¡que hasta superé el mayor terror que he sentido en mi vida!

¿Qué terror?

“Si no superas la paliza del boxeador, no te emplearán como dibujante en esta agencia ni en ninguna otra del mundo”, me informaron mis compañeros de agencia.



Viñetas de Historias de la taberna galáctica


¿Paliza? ¿Boxeador?

De una habitación sacaron a otro dibujante, Espí, con la cara ensangrentada. “¡Te toca!”, me dijeron. Me tragué aquel teatro...

Josep Toutain
¿Y entró?

¡Prefería morir a no ser dibujante! Dentro había un tipo muy fuerte, en calzón de boxeador y guantes, enmascarado. Yo era delgadito y frágil: “Voy a morir”, pensé. Y lloré. Me ordenó desnudarme y se acercó puño en alto... Pero llegó Toutain y todos corrieron.


Viñetas de Historias de la taberna galáctica
Menuda novatada...

Éramos jóvenes... y muy creativos: luego yo participé en jugarretas a otros aún peores...

¿Qué tipo de cómic hacían?

Terror, western, ciencia ficción, bélicos, aventuras... Me harté de dibujar guiones de otros... y me pasé a la pintura: estuve tres años en París. Volví cuando Luis Gasca creó la revista Drácula y me dio libertad total para escribir y dibujar mis propias historias.

Josep Toutain

¿Disfrutó?

¡Mucho! Luego me ficharon Creepy, Vampirella..., ¡las mejores revistas de Estados Unidos! Yo fui el primer español en publicar allí historietas propias, como una de terror que ambienté en una típica masía catalana. Le puse barretina a Creepy, por mero surrealismo. ¡Y les encantó!

¿De dónde sacaba las ideas?

Practiqué sofrología, un método de autorrelajación concentrativa..., y en ese estado afloraban imágenes interesantes.

¿Del inconsciente?

Me acostaba, me sumía en una relajación profunda, un duermevela lúcido: ¡qué serenidad, qué placidez! Y brotaban imágenes, que luego dibujaba: la oruga de Historias de Taberna Galáctica, las naves cúbicas...


¿Sigue practicando esa autohipnosis?

No. Un día sentí que salía de mi cuerpo, temí no poder regresar, y dejé de hacerlo.

¿En qué anda ahora, Beà?

Paseo, voy en bici, converso con amigos, voy a una terraza, leo, veo cine..., ¡me deslizo! Valoro cada minuto: van quedando menos.


*******

‘Taberna Galáctica’


Fue un pionero del boom del cómic español de la segunda mitad del siglo XX, y nuestro primer historietista en Estados Unidos. La muerte de su padre le deprimió, y sanó mediante autohipnosis que, de paso, le regalaba imágenes inspiradoras. La editorial Trilita (de Albert Mestres) recupera hoy su obra cumbre, Historias de Taberna Galáctica, y publica Josep Maria Beà, el hombre de los mil estilos, repaso de sus trece pseudónimos, su personalidad múltiple para el arte. Cuando Beà y su obra se deslizaban “hacia el negro absoluto”, su álter ego Sánchez Zamora dio luz y aire a su trazo como dibujante, le liberó y le salvó la vida. Hoy... prefiere vivirla sin ya dibujarla.


*******

¡Pero reeditan ahora su obra!

Sí, aunque me he autocensurado viñetas, por ahorrarme acusaciones de machista, violador, maltratador, pederasta, racista...


¿Y eso?

Ahora veo que España nunca gozó de mayor libertad personal que en la transición, de 1975 a mediados de los ochenta: las viñetas que publiqué entonces... son hoy impublicables.




Pues qué lástima, qué atraso...

Desde los criminales en Siria hasta los intolerantes de aquí, ¡todos empeñados en hacerte sentir mal por ser artista! Pero yo me consuelo: pienso que si le he dado a una persona un ratito de felicidad con mis historietas en este mundo jodido..., 

¡Ya he sido útil!



Tomado de La Vanguardia





*******





Joan Antoni Fernández nació en Barcelona el año 1957, actualmente vive retirado en Argentona. Escritor desde su más tierna infancia ha ido pasando desde ensuciar paredes hasta pergeñar novelas en una progresión ascendente que parece no tener fin. Enfant terrible de la Ci-Fi hispana, ha sido ganador de premios fallidos como el ASCII o el Terra Ignota, que fenecieron sin que el pobre hombre viera un céntimo. Inasequible al desaliento, ha quedado finalista de premios como UPC, Ignotus, Alberto Magno, Espiral, El Melocotón Mecánico y Manuel de Pedrolo, premio éste que finalmente ganó en su edición del 2005. Ha publicado relatos, artículos y reseñas en Ciberpaís, Nexus, A Quien Corresponda, La Plaga, Maelström, Valis, Dark Star, Pulp Magazine, Nitecuento y Gigamesh, así como en las webs Ficción Científica, NGC 3660 y BEM On Line, donde además mantenía junto a Toni Segarra la sección Scrath! dedicada al mundo de los cómics. Que la mayoría de estas publicaciones haya ido cerrando es una simple coincidencia... según su abogado. También es colaborador habitual en todo tipo de libros de antologías, aunque sean de Star Trek ("Últimas Fronteras II"), habiendo participado en más de una docena de ellas (Espiral, Albemuth, Libro Andrómeda, etc.). Hasta la fecha ha publicado siete libros: "Reflejo en el agua", "Policía Sideral", "Vacío Imperfecto", “Esencia divina”, “La mirada del abismo”, “Democracia cibernética” y “A vuestras mentes dispersas”. Además, amenaza con nuevas publicaciones. Su madre piensa que escribe bien, su familia y amigos piensan que sólo escribe y él ni siquiera piensa.