miércoles, 7 de junio de 2017

Considero que el papel que jugaron los escritores chilenos en el golpe de Estado de 1973 deja mucho que desear.

ENTREVISTA AL ESCRITOR CHILENO ROBERTO BOLAÑO


Roberto Bolaño. Caricatura de Ricardo Heredia.


Amigos del grupo LiPo

Traemos a lectura una entrevista que le hiciera R.Wizotski a Roberto Bolaño en ocasión del Premio Rómulo Gallegos a su ya laureada novela Los Detectives Salvajes. 

Los años han pasado desde aquel momento y sin embargo estas declaraciones siguen vigentes. Desparpajo? Claro que si, es el sello de Bolaño, pero quisiéramos enfocarnos más bien en sus consideraciones vida/creación/momento histórico. Bolaño fue un escritor desterrado, prolífico, notable, si bien es mucho más famoso ahora que ya no está entre nosotros, igual llegó a vislumbrar la llamarada del éxito. Leamos lo que pensaba acerca de todo eso.

Graciela Bonnet

*******




ROBERTO BOLAÑO | 3 DE JULIO DE 1999 


Por Rubén Wisotzki


Desde que los organizadores de la competencia literaria hicieron pública la lista de las 220 novelas participantes, Los detectives salvajes, del escritor chileno Roberto Bolaño, fue apartada con especial consideración por los miembros del jurado del undécimo Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos. Así lo había hecho con anterioridad el jurado del Premio Herralde de Novela, de la editorial Anagrama. Y así se hizo en El Nacional cuando se analizó un significativo número de obras concursantes, antes de las primeras deliberaciones del jurado. Desde Barcelona, España, Roberto Bolaño nos entregó sus primeras declaraciones luego de saberse glorificado por sus letras.




–Su novela ya había ganado el premio de la editorial Anagrama. ¿Esperaba, por lo tanto, que estaría entre las ganadoras?
 
–No, no lo esperaba. Era una posibilidad factible pero remotísima. Es como la vida en otro planeta: lógicamente debe haber vida en otro planeta pero yo no espero ver nunca a un extraterrestre.





–Sosnowski señaló que en parte los regímenes fascistas marcaron a la literatura del cono sur. ¿Hacia dónde cree que va ahora, una vez desaparecidos estos regímenes, dicha literatura?
 
–Yo no creo que los regímenes fascistas o cualquier tipo de ideología marquen de manera definitoria la literatura de alguna u otra manera. Marcan a los escritores que hacen esa literatura. Los marcan como hombres o como mujeres en relación a sus valores, a su moral, a su ética. Lo que sí marca una literatura son las bibliotecas y las aventuras.





–Fue preso político en Chile. ¿Esa experiencia pesa más en la vida de uno o en lo que escribe?
 
–No me ha pesado ni en mi vida, ni en las cosas que he escrito. Fui preso político por pocos días. Tenía 20 años, es decir una edad bastante irreflexiva y para mí fueron unos días de un mal entendido sentido ético. Fueron días monstruosamente felices.





–¿Qué hacemos con Pinochet?
 
–Hay a mi entender dos salidas: la más justa y la más razonable. La más justa es que viniera a España y sea juzgado por sus crímenes. La más razonable es que entrara a formar parte de los Expedientes X.



–¿Cómo se comportó el escritor chileno ante el golpe de Estado de 1973?
 
–Preferiría no dar mi opinión porque me temo que sería de una crueldad extrema. Y me siento muy contento con el Premio Rómulo Gallegos y no estoy en una tarde cruel. Pero en todo caso considero que el papel que jugaron los escritores chilenos en ese momento deja mucho que desear.





–¿Y contra qué resiste y colabora Roberto Bolaño?
 
–Resisto ante los golpes que da la vida, como decía Vallejo. Resisto ante las miserias cotidianas. Soy un trabajador, trabajo escribiendo, y en ese sentido soy como cualquier otra persona. Resisto la misma mierda que todos. En cuanto a colaborar, procuro colaborar con muy pocas cosas. Colaboro con mi mujer en las tareas hogareñas y procuro colaborar con mi hijo en todo lo que me pida. Procuro también ser buen amigo de mis amigos. Más allá de este tipo de colaboraciones debo decirte que nunca he colaborado con nada.





–Ya que estamos en planos familiares recordemos que reconoce sus raíces personales en la gente que quiere. ¿Pero qué hay de sus raíces literarias?
 
–Soy un aprendiz de grandes maestros. De este siglo y de mi lengua te cito a Borges, Cortázar, Sábato, Rulfo, Bioy Casares, García Márquez. Y luego están los poetas que es probablemente  lo mejor que ha dado la literatura en lengua española de este siglo.





–Antes era poeta, ahora es novelista.
 
–Te interrumpo, y me disculpas, pero sigo siendo poeta. Sigo escribiendo poesía y creo que tan mal no lo hago. Este año se publicará una recopilación de mis poesías.



Roberto Bolaño. Caricatura de Marco Villar


–¿Y en dónde se encuentra más a gusto? ¿En la novela, los cuentos o la poesía?
 
–En realidad estoy a disgusto en cualquier disciplina literaria, especialmente desde el momento en que empiezo a trabajar en ella. No quisiera trabajar en nada. Quisiera solamente dedicarme a leer, a hacer el amor y a vagabundear en la playa.





–¿Por qué entonces se sienta a ese ordenador que según ha comentado es más viejo que el de Luís Sepúlveda e Isabel Allende?
 
– (Risas) La necesidad de ganar dinero. Vivo modestamente de la literatura.





–La obra que lo dio a conocer con fuerza, La literatura nazi en América, contiene junto a Los detectives salvajes, referencias del nazismo. ¿Por qué se siente atraído hacia ese fenómeno?
 
–En primer lugar, por una atracción hacia el mal, la búsqueda del mal, el mal absoluto. Y en segundo lugar, por la sátira pura y dura. Allí hay mucho material.





–¿Qué significa que su novela Los detectives salvajes vuelva a ser premiada? ¿Es la novela que se quiere leer en estos momentos? ¿O es la novela que trascenderá, salvando las distancias, como Don Quijote o Cien años de soledad?
 
–Yo creo que el que haya sido premiada mi novela se debe a un río de caridad cristiana en el jurado y puede ser también que las demás novelas eran malísimas.



Angeles Mastretta

–Ahora lo interrumpimos nosotros porque no es tanto así como usted dice: A Angeles Mastretta le pareció mejor, o le gustó más, Margarita, está linda la mar, de Sergio Ramírez.
 
–Bueno, lo más probable es que si yo hubiera estado en el jurado y Angeles Mastretta hubiera estado concursando yo no le hubiera dado el premio.


Fuente:

http://especiales.el-nacional.com/69aniversario/90s/p_estoy-a-disgusto-en-cualquier-disciplina-literaria.html

******* 


Graciela Bonnet


 Nació en Córdoba, Argentina, en 1958. Es Licenciada en Letras por la Universidad Central de Venezuela (1984). Ha trabajado 25 años como correctora de pruebas y supervisora de ediciones por contrato para todas las editoriales venezolanas, entre ellas Monte Avila, Planeta, Biblioteca Ayacucho, ediciones de la Casa de la Poesía, Pomaire, Eclepsidra, Santillana, Editorial Pequeña Venecia, La Liebre Libre. Experiencia de tres años como redactora free lance para una editorial de libros de autoayuda. Escritora fantasma (sin firma) realizó investigaciones para crear libros, novelas, tesis y monografías.Es dibujante amateur. En 1997 el grupo editorial Eclepsidra publicó su poemario "En Caso de que Todo Falle." En 2013 editorial Lector Cómplice editó "Libretas Doradas, Lápices de Carbón" En el año 2000 participó del encuentro de Mujeres Poetas en Cereté, Colombia.







 

No hay comentarios:

Publicar un comentario